Ir a contenido
PEQUEÑA AVENTURA

PEQUEÑA AVENTURA

A primera vista la moto enamora, la KLX 150 de Kawasaki es delgada, compacta, sus suspensiones largas adornadas por el sticker rojo de ¨showa¨ y los frenos de disco saltan a la vista. Son las 6 a.m. del viernes y voy para mi oficina – la habitual, no la carretera – así que pongo el choke, giro la llave y le doy start a la moto; una pequeña vibración y la moto está prendida. Me pongo mi morral, los guantes y el casco y ya es hora de arrancar. Una nueva aventura en la jungla de cemento. Unos pocos minutos para acoplarse a la moto, a como responde, a los frenos y su posición de manejo. Paso por un policía acostado y no puedo evitar pensar “no lo sentí” – las suspensiones al parecer, no eran solo apariencias – me encuentro con el tráfico matutino de la ciudad y me doy cuenta lo fácil que muevo entre los carros, aunque aún me siento un poco raro por la posición de manejo y no le tengo mucha confianza al agarre de las llantas todo terreno de 21” adelante y 18” atrás que le dan ese look off road. Empiezo a exigirle un poco mas – ya le estoy cogiendo confianza – y me uno a la autopista, fácilmente me ajusto a la velocidad que transitan los demás vehículos.

…la moto y yo nos entendimos perfectamente.

Mientras avanzo hacia mi lugar de trabajo siento una repentina pérdida de potencia – ¡Carajo! me advirtieron que estaba sin gasolina y olvidé tanquear – pruebo moviendo la llave a reserva y continúo con mi viaje – ufff me salvé, no quería tener que arrastrar una moto a esta hora – . Me salgo de la autopista rumbo a San Juan sin mayor percance y 5 minutos más tarde llego a mi destino final ¡la moto y yo nos entendimos perfectamente!IMG_5389El día estaba tranquilo en la oficina y no me dejaba de rondar la idea de que tenía una moto nueva para probar, así que saqué una disculpa para salir de la oficina y me fui a dar una vuelta en ella, pero obviamente había que tanquear. Busqué una bomba, medidores en ceros y a repostar. 1.55 galones de corriente fueron suficientes para llenar el tanque, algo así como $12.000

No es una moto que a primera instancia compraría pero acepto que la había subestimado…

Aproveché para dar una vuelta por la ciudad, al fin y al cabo es donde esta moto pasará la mayoría del tiempo y quería tener una clara idea para comparar con la duke 390 que ahora tengo. Aproveché para pasar por algunos puntos visualmente atractivos de la ciudad y tomar unas buenas fotos. El Museo de Antioquia o Botero y la ¨Plaza de las Gordas¨ , la Casa de la Memoria un poco más arriba del parque de Boston y varias calles llenas de grafitis. Estos siempre me han llamado la atención por ser una de las formas de arte más urbana que hay, perfecta para hoy, así que también busque un par que me gustan. Acabo el día en el bajo de los edificios de Suramericana cerca a la autopista a contemplar mis pensamientos sobre la moto. No es una moto que a primera instancia compraría pero acepto que la había subestimado; ¿será que la moto es capaz de más?

 ¿será que la moto es capaz de más?

Ahora el odómetro marca 1.691 kms y decido continuar mañana con la aventura y probarla en algo de offroad, al fin y al cabo es una moto doble propósito, ¿o no?IMG_5485El Mono

Artículo anterior RIDING THE BEAST: SUPER DUKE R