Ir a contenido
CAMINO A: EL NEVADO EN MAXITRAIL

CAMINO A: EL NEVADO EN MAXITRAIL

Era la noche de un viernes, un fin de semana que no pintaba para nada especial resultaría en una de las mejores aventuras de mi vida, y en una prueba para mi KTM 1190 Adventure. Así que abro whatsapp y hablo con Esteban de Road Aventures.

Viernes 8 P.M.

  • “Esteban!” saludé inocentemente, intentando resolver un paseo para el fin de semana.
  • “¿Qué más Mono?”
  • “Parce quedan cupos para el viaje de mañana?” – ¡por favor que diga que sí!
  • “Sí!, ¿se va a animar?”
  • “Ya empaque mañana nos vemos 6 A.M.” – ¡ahora sí a empacar!

Así empezó esta aventura, también al Nevado del Ruiz, a la que hace una semana nos había invitado www.roadadventures.co, una empresa dedicada al turismo de aventura en motocicleta de alto cilindraje y ATVs. Una más de las tantas que hoy existen en Colombia pero también una de las más profesionales. Llegué al sitio de encuentro a las 6 A.M. donde me encontré con Esteban quien me estaba esperando. Nos reunimos con los demás en palmas y arrancamos por la variante rumbo a la primera parada que sería en Doradal, Antoquia, donde un pequeño desayuno nos permitiría conocer al resto de los integrantes del paseo y continuamos nuestro recorrido. Una charla va y otra viene y los típicos comentarios de las carreteras colombianas como “¿viste el animal que me tiró el carro de frente!?” y cosas así.  Continúa la ruta hacia Armero ubicado a 332 msnm en el departamento del Tolima, el fatídico pueblo fantasma que fue acabado por la erupción del Nevado del Ruíz en 1985. Hoy, casi 30 años después no deja de ser un panorama impactante.

Expedicion-Road-Adventures

Con información tan precisa es claro entender la seriedad del paseo.

La carretera se torna en un ascenso llenas de curvas, muy divertidas, aunque poco sucia con piedritas sueltas, que nos guía a Líbano. Un ascenso que nos lleva a 1.565 msnm donde el frío se empieza a sentir. De ahí el siguiente paso es al occidente rumbo a Murillo, un pueblo muy particular donde hay una espectacular finca la cual adecúan 1 vez al año para hacer una pista de motocross, lastimosamente, no la pudimos ver. Sin embargo el pueblo es muy atípico a los pueblos que conocemos. Murillo está ubicado a 144 Kms de la capital departamental Ibagué, ubicado a 3.050 msnm, cuenta con aproximadamente 4.000 habitantes en una superficie urbana de apenas 1 Km2.  “Descansen, coman chocolate y prepárense que viene lo bueno!” Dice Esteban. Esto solo puede significar una cosa. Off Road. Saliendo del pueblo lo primero que veo sólo lo puedo describir como una subida infernal; un pantanero amarillo en el que nada agarra en una subida que parecía llegar al cielo. No puedo evitar pensar “juepuuuuuut!!” . Me detengo, me mando la cabeza, y escucho las risas de mis compañeros. “¡Fresco Mono que por ahí no es!”. Acepto que en el momento descansé, pero no me duraría mucho.

El destapado comenzó acompañado por un hermoso paisaje y algo de frio. La vía alternaba entre todos los tipos de destapado, piedras sueltas, pantano, charcos y partes que eran un jabón completo, pero cada que miraba el paisaje los sustos y el stress desaparecían, realmente es un espectáculo. Eventualmente llegamos a una laguna a orillas de la carretera, “no me quiero ir” pensé. Un valle que no tengo como describir y que las fotos simplemente no le hacen justicia. Nos detenemos a admirar el paisaje y a comentar sobre la experiencia hasta ahora, las embaladas que me he metido y claro, tomar las respectivas fotos. La conclusión general es que hay que regresar a acampar a este sitio.

DSC03159

Algunos de los paisajes en Colombia son indescriptibles, como esta imagen que nos robo el aliento.

Continuamos la aventura y llegamos a el llamado “Rio Azufrado” en el municipio de Casablanca, nuestro GPS Garmin Monterra nos marca 4.000 msnm. Estamos en el sitio donde comenzó la avalancha que produjo la tragedia de Armero, afectando a los departamentos de Caldas y Tolima. Tras 69 años de inactividad, la erupción tomó por sorpresa a los poblados cercanos, a pesar de que el Gobierno había recibido advertencias por parte de múltiples organismos vulcanológicos desde la aparición de los primeros indicios de actividad volcánica un par de meses antes. La vista es espectacular y a su vez desoladora, pensando en esta horrible tragedia que se llevó la vida de tantos colombianos.

Seguimos el recorrido hacia nevado, 138 km de destapado donde lastimosamente no pudimos ver la cima por el clima. Parada en el aviso del Parque Nacional Natural Los Nevados y de vuelta al pavimento, y justo a tiempo porque nos recibió una lluvia que además levanta neblina y un frio brutal. Hora del impermeable y seguir hasta Manizales a unos 29 km. Llegamos a nuestro destino final del día, el Hotel Estelar el Cable en la zona rosa de Manizales. De ahí cada quien para su habitación donde un buen baño laaaargo de agua caliente y a dormir, mañana regresamos a Medellín.

Sábado 7 A.M.

“Hágale trancao que hoy nos espera una buena” fue la sugerencia de Esteban el día de hoy. El día de ayer aprendí a hacerle caso en sus sugerencias sobre ruta y alimentación, especialmente después del frío en el nevado así que tomamos un gran desayuno en el hotel. Nunca nos imaginamos la aventura que se venía.

“¿Cuántos huevos al vapor? ¿Cuántas macanas?”- pregunta Esteban.

Una vez listos salimos del hotel hacia a Neira, a unos 20 km de Manizales, a través de una carretera angosta y muy divertida, para llegar a Salamina, Caldas. Salamina es un lugar bastante pintoresco; es un municipio Colombiano fundado en 1825 por Fermín López, Juan de Dios Aránzazu, Francisco Marulanda, entre otros. Es conocida como «La Ciudad Luz» de Caldas pues de allí han salido numerosos poetas, músicos actores y escritores, además fue declarada monumento nacional y patrimonio histórico de la humanidad, por las varias maravillas arquitectónicas que hay en ella, como el Kiosko y la Iglesia de la Inmaculada Concepción. Es un pueblo que inspira mucha tranquilidad y también muy religioso. La gente muy amablemente nos conversa en el parque, y nos invita a sus fiestas el 7 de diciembre en las cuales aparentemente habrá un concierto con un reconocido exponente de la salsa – ¡fiesta! – como dato curioso Esteban parece el alcalde del pueblo, mucha gente lo saluda y se queda conversando con él, lo que explica porque conoce los tesoros escondidos de cada pueblo. En esta ocasión entramos a un café lleno de gente, con una señora en la puerta fritando buñuelos y una vitrina llena de empanadas, tortas de carne y otras delicias. “¿Cuántos huevos al vapor? ¿Cuántas macanas?”- pregunta Esteban.  Todos levantamos la mano sin saber que carajos eran. Los huevos al vapor los hacen poniendo 4 huevos en un pocillo, le pican cervecero, le meten una cucharada de mantequilla y llevan el pocillo a la greca, que por cierto puede tener los años que tiene el pueblo y con el vaporizador empiezan a cocinar el contenido.  ¡Usted no sabe lo delicioso que sabe esa vaina!  La macana si fue un poco mas misteriosa, básicamente es chocolate con canela, migas de galletas y el “toque secreto” que nunca supimos cuál era, pero su sabor era indescriptible.

DSC03162

El cansancio nos obligaba a parar mucho, pero a su vez también a disfrutar del paisaje, tomar la foto y recobrar energías

Se nos acabó el recreo y seguimos rumbo a Pácora pueblo por el cual pasamos casi derecho, lo único que me quedo como sonando en la cabeza fue un balneario a la salida con piscina natural, muy posiblemente sepan de el mas a fondo próximamente en otra publicación. Sigue la carretera angosta y curveada hacia Aguadas el municipio caldense ubicado a 2.214 msnm, conocido como la ciudad de las brumas, por su constante neblina y por ser “La tierra del Putas”, además de su fama por los sombreros aguadeños hechos de Iraca. Aguadas ofrece a los visitantes su centro histórico, declarado Monumento Nacional en 1982. Es un pueblo simpático, con un cementerio que es casi 2 veces mas grande que su parque, que de por cierto es gigantesco. Otro de sus principales atractivos es el Festival Nacional del Pasillo Colombiano, evento que le mereció el reconocimiento como la capital del Pasillo Colombiano.

Todo iba perfecto, unas veces la carretera en mal estado pero nada que no pudiéramos sortear en nuestras maxitrail, 3 BMW F800GS y la KTM 1190 Adventure pero lo bueno estaba por llegar. Paramos en el parque a comprar agua para nuestros sistemas de hidratación pero había una tarima en el parque y estaban haciendo un concurso de canto el cual fue opacado por nuestra llegada – perdón supongo, no era la intención – que distrajo a todos al vernos llegar. La gente se iba arrimando a preguntar lo normal, “cuánto vale”, “cuanto corre”, “cuanto le ha sacado”, Lo de siempre.  Listas las compras salimos de aguadas rumbo a Sonsón, una vía secundaria destapada, llena de charcos de lodo muy liso ambientado por paisajes inmejorables, cafetales y espectaculares fincas campesinas que parecían salidas de una novela antigua, además en el camino nos acompañaron perros, caballos y hasta gallinas.

Algún día entenderé que no debo hacer esta pregunta…

La siguiente parada fue en un caserío donde paramos en una tienda llamada cuatro esquinas, bebimos gaseosa y procedimos a la pregunta de costumbre, “¿Señor cuanto falta pa’ Sonsón?” – Algún día entenderé que no debo hacer esta pregunta – y nos dice, “Ustedes en esas motos una media hora, esa vía está muy buena porque la acabaron de Cepillar”. Nada de lo que nos habíamos encontrado en la vía desde el día anterior se parecía a lo que venia. El descenso al principio como nos dijeron en 4 esquinas estaba muy bueno, pero no todo podía ser felicidad. Rápidamente la carretera empieza a dañarse, muchas piedras grandes sueltas además del cansancio acumulado. Zanjas profundas se suman a las piedras y justo cuando estaba pensando que ya no podía haber nada peor, un riachuelo que bajaba atravesando la carretera. Casi me doy por perdido pensando que de ésta no nos salvamos, ¡alguno va pa’ el suelo! Milagrosamente logramos sortear sin ningún rasguño la bajada y llegamos al río que según los mapas divide el departamento de Caldas de Antioquia. Aparentemente tendríamos que pasar las motos por el río, sin embargo la vía la habían arreglado lo cual me produjo un increíble alivio.

DSC03172

Aún nos falta un buen tramo y arranca el ascenso bajo las mismas condiciones. Pura piedra suelta en toda la subida y la carretera cada vez más angosta. En ese momento guiaba el camino, y para mi sorpresa ¡me encuentro una chiva! Frené milagrosamente y no sabía qué hacer pues en mi cabeza lo único que repetía era “¡Como p**as meten una chiva por este caminito vuelto mi**da!” – pues sí que a la chiva le toco retroceder unos 600 mt para que pudiéramos pasar. Sin más contratiempos finalmente llegamos a la represa de Sonsón donde me baje de la moto y literalmente me tiré al piso, no podía creer que habíamos llegado y que afortunadamente ninguno había tenido contratiempo alguno.

…la moto de Esteban se comportaba de manera extraña…

“Muchachos sigamos que siempre nos falta” dice Esteban. Atravesamos el pueblo y ya en la carretera casi podíamos sentir la llegada a casa, sin embargo, la moto de Esteban se comportaba de manera extraña. La llanta trasera estaba chuzada por lo cual paramos a desvararnos. Labor que nos demoró otros 45 minutos. El cansancio era notorio, pero el hambre apremiaba, así que una última parada en “La Cantaleta” no nos habíamos bajado de la moto y ya estábamos pidiendo Chicharrón, Empanadas, Chorizo, Tamal y bebidas. Comimos, nos reímos y llegó el momento de la despedida.

Nevado3

Un upgrade necesario para la BMW F800GS sería la posibilidad de no usar neumático en el rin de radios como la R1200GS, Super Tenere o la KTM 1190 Advenutre; una pinchada implica bajar la llanta y mínimo 45 minutos de trabajo

Este para mi fue uno de los paseos mas exigentes que he realizado en cuestión de Off Road, en el informativo de www.roadadventures.co aparece muy claramente que es un viaje nivel 4, sin embargo sin punto de comparación es difícil entender que significa. No quisiera imaginar cómo hubiese sido este viaje con una persona inexperta en el grupo porque seguramente hubiera sufrido.

Para este tipo de actividades hay que tener en cuenta 3 cosas:

  1. Buscar una empresa responsable que realice el tour y que tenga conocimiento de la zona, de mecánica y del manejo de grupos para que tenga un control de él.
  2. Tener como piloto la idea de sus capacidades porque una aventura puede terminar en un fiasco, puede dañar su moto y usted puede salir lastimado.
  3. Ir bien equipados, pasamos de el calor infernal a un frío insoportable y mucha lluvia; mejor dicho no faltó si no nieve. El traje interno de SOP Biker me ayudó mucho en todas las condiciones climáticas, ahora imagínese en el nevado con una chaqueta de verano, si que va a sufrir una experiencia muy aburridora al igual que sin unos guantes adecuados o de las botas mojadas si no son a prueba de agua.

Finalmente el paseo acabó felizmente para todos y con unos recuerdos de excelentes nuevos amigos y una experiencia extrema recomendada para los más aventureros.

Hasta la próxima

Mono

Artículo anterior RIDING THE BEAST: SUPER DUKE R